Coaa
 
Zona Privada
Acceso al área privada de la web
 
 
buscar
Búsqueda en los contenidos de la web
Está viendo:
Actualidad

Fallece el arquitecto Juan González Moriyón

Todos los que formamos parte del Colegio Oficial de Arquitectos de Asturias queremos expresar hoy nuestro más sentido pésame a la familia de nuestro compañero Juan González Moriyón que falleció hoy, 27 de diciembre.

Sus restos serán incinerados en el Tanatorio Gijón-Cabueñes a las doce y media de la mañana del lunes, día 28, y ese mismo día se celebrará el funeral, en la iglesia parroquial Mayor de San Pedro Apóstol, a las seis de la tarde.

Juan González Moriyón nació en Gijón el 18 de junio de 1952, y obtuvo la titulación en la Escuela Superior de Arquitectura de Sevilla. De su talento han surgido obras de arquitectura como la Rehabilitación de fachadas edificio de El Parchís, el Invernadero Jardín Botánico, la ampliación del Faro de Ribadesella, la adecuación Plaza del Marqués; o de urbanismo, como el Plan General de Gijón y el Plan Especial de Reforma Interior del Puerto Deportivo de Gijón. Por ambos trabajo obtuvo una mención en los Premios Nacionales de Urbanismo, en 1985 y 1987 respectivamente. González Moriyón, muy  implicado con la profesión, formó parte de varias juntas del Colegio Oficial de Arquitectos de Asturias. 

Bajo estas líneas se puede leer el artículo de José Ramón Puerto, vicedecano actual del COAA y compañero de junta de Juan Moriyón entre junio de 2016 y octubre de 2017. Junto a él, un retrato de Juan González Moriyón realizado por su compañero y amigo Javier Hernández Cabezudo. 

Artículo de José Ramón Puerto, vicedecano del COAA

Se nos ha ido un “hombre tranquilo”, nuestro compañero arquitecto Juan González Moriyón, una persona que valoraba los silencios, siempre prudente, respetuoso, paternal, y un gran profesional. Hacía suya la máxima del conocido artículo que en 1961 Juan Antonio Coderch había escrito para la revista italiana “Domus”, titulado “No son genios lo que necesitamos ahora”. En el texto comentaba el arquitecto catalán, entre otras cosas, que: “...Necesitamos que miles y miles de arquitectos que andan por el mundo piensen menos en Arquitectura (con mayúscula), en dinero, o en las ciudades del año 2000, y más en su oficio de arquitecto. Que trabajen con una cuerda atada al pie, para que no puedan ir demasiado lejos de la tierra en la que tienen raíces, y de los hombres que mejor conocen, siempre apoyándose en una base firme de dedicación, de buena voluntad y de honradez (honor)... ”. Juan fue uno de ellos, no se alejó de la tierra que lo vio nacer, se dedicó a su profesión casi con el mismo amor que lo hizo a su familia, dejando testimonio de su buen hacer tanto en el campo del urbanismo como de la arquitectura. Comentaba Juan que en su estudio, pinchada en el corcho de la pared, tenía colgada una frase de Serrat que le recordaba la estrategia seguida por el cantante en su proceso creativo: “La única forma de ser internacional es procurar ser muy provinciano porque si no, no tienes nada que contar”

Su trayectoria profesional se inició en 1981 en la oficina técnica municipal del Ayuntamiento de Gijón donde se redactaba el primer Plan General de Ordenación Urbana de la democracia y en el que colaboró con Ramón Rañada o Jose Ramón Menéndez de Luarca, entre otros. Por estos trabajos recibió menciones junto a sus compañeros en los Premios Nacionales de Urbanismo en 1985 (Plan General de Gijón) y 1987 (Plan Especial de Reforma Interior del Puerto Deportivo de Gijón)

En 1994 fue premiado con el Premio Asturias de Arquitectura por la rehabilitación de la Fábrica de Curtidos Maribona de Avilés para hotel de empresas, obra realizada junto a Fernando Nanclares y Nieves Ruíz, arquitectos con los que también colaboró en la rehabilitación del Teatro Jovellanos (1995) o en la reforma del área de la Puerta de la Villa (1999), ambas obras realizadas en Gijón.

También en 1994 publicó “La Arquitectura del hierro en Asturias: 13 mercados y otros edificios urbanos”, junto con José Ramón Fernández Molina, un acercamiento a la Arquitectura del Hierro en Asturias mediante un recorrido histórico por los edificios característicos de este tipo de arquitectura, construidos o proyectados en el Principado durante la segunda mitad del siglo XIX.

En 2003 concluía el edificio de EMULSA, obra realizada con Javier Hernández Cabezudo, en donde su interés por la arquitectura bioclimática quedó perfectamente plasmado al brindarle esta obra la posibilidad de usar elementos como los “Muros Trombe” o el sistema “Barra-Constantini” y juntarlos a técnicas domóticas, que permitieron establecer automatismos con el fin de optimizar su rendimiento energético.

Para la EMA, Empresa Municipal de Aguas de Gijón, realizó en 2009 los proyectos de la Cámara de llaves y el pozo de tormentas, donde dotó de contenido arquitectónico unas propuestas que, en otras manos no habrían conseguido un resultado tan cuidado como el que ofreció.

Muchos somos los compañeros de profesión que podemos comentar ejemplos de su generosidad, rasgo que le llevó a trabajar por el colectivo de los arquitectos al participar en distintas Juntas de Gobierno del Colegio Oficial de Arquitectos de Asturias entre 2012 y 2017, siendo en la última de ellas Vicedecano y Vocal de Asuntos Tecnológicos, momento en el que quienes tuvimos la fortuna de compartir reuniones con él apreciamos como sus intervenciones estaban siempre cargadas de autoridad, sentido común e ironía, pues tenía un finísimo sentido del humor que sabía sacar punta a cualquier asunto. En 2018 participó como jurado en la XXIV edición de los premios Asturias del COAA.

Hoy te has ido, y lo has hecho demasiado pronto, Juan, y, al igual que Miguel Hernández recordaba a su buen amigo Ramón Sijé, los arquitectos, como colectivo, también decimos: “…tenemos que hablar de muchas cosas, compañero del alma, compañero.”

Fallece el arquitecto Juan González Moriyón
Volver