Ir al inicio de la web
Búsqueda en los contenidos de la web

Agenda

 
Está viendo:

8 de marzo, Día Internacional de la Mujer

La Junta de Gobierno del COAA se suma a la huelga del 8M

El pasado 5 de marzo, los miembros de la Junta del Colegio Oficial de Arquitectos informaban de que el día 8 de marzo, Día Internacional de la Mujer, no tendrán agenda y de que se aplazaba la celebración de Junta de Gobierno prevista para ese día. Además, expresaban las razones por las que se sumaban a la huelga, que puedes consultar en el siguiente enlace: La Junta de Gobierno del COAA se suma a la huelga del 8M

Por todo ello, hoy, 8 de marzo de 2018, la Junta de Gobierno del COAA manifiesta que: 


LO QUE APORTAMOS COMO PROFESIONALES

El urbanismo de género es aquel que no piensa en exclusiva en el trabajo productivo, como ha venido ocurriendo a lo largo de la historia, sino que concibe un territorio para todos y todas. Un urbanismo que pone en valor los espacios y la ordenación urbana de manera que permita que sean más cómodos para el trabajo reproductivo, las labores del cuidado y la vida cotidiana, que posibilita que todas las actividades se produzcan en espacios seguros, inclusivos y amables  para el encuentro.

No es un urbanismo exclusivo de las mujeres, sino un urbanismo que tiene en cuenta las actividades que históricamente han sido asignadas al rol femenino y que, hoy en día, poco a poco, también van realizando los hombres. Un urbanismo que piensa el territorio para todas las etapas de la vida, desde la infancia a la vejez, y para todas las personas, sean cual sean sus capacidades.  

Tenemos un marco suficiente. Así, la nueva Agenda Urbana de la ONU aprobada en la Conferencia de Naciones Unidas sobre la Vivienda y el Desarrollo urbano Sostenible (Habitat III- Quito, octubre de 2016) y la Agenda Urbana de la Unión Europea establecen entre sus objetivos la igualdad de género y el empoderamiento de las mujeres. El Programa Operativo de Crecimiento Sostenible en España, en su Eje de Desarrollo Urbano Integrado y Sostenible, precisa que apoyará proyectos urbanos integrados que puedan actuar transversalmente, entre otros, sobre la igualdad de oportunidades entre mujeres y hombres.

En Asturias tenemos el marco regulatorio de la Ley 2/2011, de 11 de marzo, para la igualdad de mujeres y hombres y la erradicación de la violencia de género, del que deriva el II Plan Estratégico de Igualdad del Principado de Asturias.

Pero hace falta pasar de la regulación y la teoría, a la acción y al control del cumplimiento de las diferentes normas, planes y principios. Para ello, exigimos a los poderes públicos del Principado de Asturias pasar a la acción de manera que se produzca la igualdad efectiva en el uso y disfrute de nuestros entornos, de nuestras ciudades, de nuestros barrios, velando por la inclusividad de toda la ciudadanía.


LO QUE SOLICITAMOS

  1. El modelo urbano. La zonificación de nuestras ciudades, herencia de las teorías urbanísticas del siglo XX, debe ser puesta en cuestión de manera que se potencie la mezcla de usos y la compacidad urbana. Es imprescindible introducir en diagnósticos y propuestas la visión del trabajo tanto productivo como reproductivo.
  2. La percepción de seguridad mejorará en la medida en que se adopten en la ciudad las medidas expresadas en el apartado anterior, de manera que pueda ser utilizada por igual por hombres, mujeres, niños, ancianos, etc. Sin distinción.
  3. La accesibilidad en el diseño urbano (calles, mobiliario, iluminación, espacios de relación, etc.) necesita ser redefinida, recualificando nuestro entorno.
  4. La movilidad ha de pensarse para los distintos usos y los distintos roles sociales que se producen en un territorio de una manera multidisciplinar y transversal. Está demostrado que las mujeres utilizan más el transporte público que los hombres. Sin embargo, nuestros territorios están concebidos para el vehículo privado, que ocupa una cantidad ingente de espacio público. Es ineludible un cambio de mentalidad de nuestra movilidad.
  5. El espacio público. El espacio no es neutro. Tradicionalmente el espacio público ha sido el espacio de los hombres, mientras las mujeres quedaban confinadas al espacio privado del hogar. Debemos repensar el espacio, tanto público como privado, para que no esté generado por “roles” establecidos en función de los sexos, sino por opciones individuales.
  6. Equipamientos y dotaciones públicas. Redistribución y análisis de los equipamientos equilibrados por necesidades de género que permitan la conciliación laboral y familiar.
  7. Ordenanzas edificatorias que permitan flexibilidad de usos en nuestras viviendas, según las diferentes estructuras familiares y permitir cambios a lo largo de su ciclo de vida, así como prestar especial atención a los espacios comunes, garantizando la percepción de seguridad.
  8. Participación ciudadana. Las mujeres participan menos que los hombres. Debemos facilitar y fomentar la incorporación y participación efectiva de las mujeres en la vida social de la comunidad, barrio, asociación vecinal; en definitiva, la participación política de la mujer en la polis, de manera que se obtengan diagnósticos y propuestas  que estén equilibradas en cuestión de  género y representen mejor la realidad.
  9. Representatividad. Necesitamos conocer de dónde venimos. Debemos dar mayor visibilidad al papel de las mujeres en la historia y en la actualidad a través de la nomenclatura de las calles, recordatorios de hecho históricos, arte urbano, etc. y evitar la reducción de la imagen de la mujer a las de madre abnegada, sostén familiar, u objeto sexual. Debemos ofrecer referentes a las nuevas generaciones.


LO QUE OFRECEMOS

La Junta de Gobierno del Colegio Oficial de Arquitectos de Asturias se pone a disposición de nuestras administraciones y de la sociedad para cumplir estos objetivos con el fin último de contribuir a la mejora de nuestras ciudades y a la obtención de un entorno inclusivo amable e igualitario.

<< volver